7 de septiembre de 2014

Handball

AMIGOS DEL CLUB GANADERO VIAJÓ A MAR DEL PLATA



   El handball del club Amigos del Ganadero sigue priorizando su objetivo de afianzarse en las divisiones menores. Para eso a comienzos de año incorporó al exjugador de la Selección Nacional Alcides Arcuri para que sea el entrenador de las divisiones menores.
   Para conocer parte del trabajo que se viene realizando en el club que limita entre Padua e Ituzaingó entrevistamos a Arcuri, quién nos brindó una charla muy enriquecedora, café de por medio, en su casa de San Antonio de Padua.

Hace un par de días volvieron de Mar del Plata donde fueron a competir ¿Cómo surgió ese viaje?
Cuando comencé a trabajar allá a principios de año en el club le dije al vicepresidente Marcelo Sangiao que teníamos que viajar una vez por año algún lado. El estaba de acuerdo con la idea. Eso es algo fundamental para el desarrollo de los equipos. Ví que había un torneo en Mar del Plata que lo organizaba Carlos Quinteros. Le mandé un e-mail a Marcelo informándole del torneo, de los precios. Y en 25 días preparó todo para que fuéramos más de 60 personas.

¿Por qué considerás que son necesarios este tipo de torneos amistosos?
La experiencia fue espectacular, porque para los chicos fue la primera vez que sintieron competir en un viaje. Es otro tipo de competencia porque vos te levantas, desayunas y haces todas las cosas necesarias para el partido, lo único q te importa durante todo el día es el partido. Un viaje es una experiencia no solo deportiva, donde se afianza al grupo, sino que es humana, porque uno se acerca más a los chicos, los conoce más en profundidad, podes charlar sobre como es la familia de cada uno, que hacen en los tiempos libes y cosas que son importantes para el entrenador a la hora de tomar decisiones, de tratar de ayudar a los chicos, no solo de enseñarles a jugar al handball sino tratar de darles una mano en otros aspectos.

¿En lo deportivo para qué sirve?
En lo deportivo nos vino muy bien el viaje porque competimos contra equipos que eran superiores a nosotros. Acá en la liga nos cuesta competir contra equipos así porque nosotros estamos en inferiores en la C y los mayores están peleando el repechaje de cuarta a quinta. Los equipos de allá eran en mayores de categoría de primera –enfrentaron al club Acha que llegó a jugar en Liga de Honor años atrás-.

¿En qué consistió el torneo y que categorías fueron?
Fueron 4 días de competencia, todos los días había un partido. Estuvo bueno y los chicos quedaron chochos porque pudieron competir contra equipos superiores y les fue bien. Fueron cinco categorías (cadetes, juveniles y mayores masculinos, cadetas y mayores femeninos –el equipo de mayores femenino estuvo compuesto por mitad de juveniles y mitad mayores-).

¿Cuáles son los objetivos que te propusiste en esta nueva etapa?
Que hay que trabajar con seriedad y a largo plazo se pueden lograr buenos resultados a nivel club. Yo me propuse este año consolidar el grupo, trabajar lo humano, saber que piensan, que les pasa a los chicos. Eso es fundamental para luego lograr resultados en la parte deportiva.

   Este viaje además de ser una experiencia positiva y enriquecedora para todo el grupo hay que mencionar que la categoría de juveniles masculino logró el tercer puesto de la denominada Copa Latinoamericana en Mar del Plata. Los integrantes de ese equipo fueron: Germán Giménez, Nazareno Núñez, Franco Turano, Santiago Barros, Nahuel Garay, Walter Cabral y Facundo Dominguez.   



Tenis en el club Ganadero

RESULTADOS FINALES DEL PRIMER TORNEO DE TENIS DEL CLUB AMIGOS DEL GANADERO 


   El primer torneo abierto de tenis que organizó el club Amigos del Ganadero finalizó con muy buenos resultados.        Las tres categorías que participaron del mismo ya tiene a sus ganadores. En la categoría primera Agustín Coronio venció en la final a Alcides Arcuri, en segunda Alejandro Saulo le ganó a Gabriel Piunti y en tercera Mariano Nuñez fue el adjudicador de la misma.
   Pero para los que se quedaron con las ganas de participar de este torneo de gran nivel y organización, les contamos que ya está abierta la inscripción para la segunda etapa que arrancará a mediados de septiembre. Así, que si no te inscribiste todavía podés hacerlo al teléfono 46231160 o al facebook Ganadero Tenis Club. 
   Llamá cuanto antes y no te pierdas esta segunda oportunidad de demostrar tus condiciones en el tenis en está nueva edición de una competencia que se las trae. 

Patín artístico


UN DEPORTE PARA NIÑAS, ADOLESCENTES Y ADULTAS EN EL CLUB 4 DE MAYO



   El patín artístico es una de las actividades con que cuenta el club Social y Deportivo 4 de Mayo y al cuál desde la comisión directiva quieren revitalizarlo porque es una de las disciplinas que tienen posibilidad de realizar las chicas del barrio.
   Para eso, desde el año pasado  se incorporó a la enseñanza de esta actividad a la profesora Gisela Vargas, de 29 años, quién cuenta con siete años de experiencia en el club Laureles de Merlo, donde también dicta clases.  
   ¨Empecé de chica a patinar. Luego mi mamá me anotó en un club, me gustó y cuando empecé a crecer mi profesora de la infancia, digamos que me dejó a cargo de un club que ya patinaban las nenas. Lo empecé como hobby y la verdad es lo que me gustó,  tengo un título de una carrera y todo, pero lo que me apasiona es el patín¨, nos contó Vargas como fueron sus inicios en el patín.
   Luego se empezó a perfeccionar, ir a cursos y rendir exámenes para lograr la licencia de técnica nacional de patín artístico sobre ruedas, que es lo que la avala para dar clases en cualquier club.
   Uno de los objetivos que tienen junto a su hermana, quién la acompaña con las clases de patín, es para el año que viene poder participar en algún torneo federado o metropolitano y lograr entrar en algún selectivo para ir a un nacional. ¨Por ahora empezamos con patín recreativo, pero con mirada en un futuro a torneos  nacionales, sudamericanos, hasta donde podamos¨.
   La profesora Vargas  aconseja a sumarse a las niñas, adolescentes y adultas del barrio ya que ¨es un deporte completo, donde se trabaja la coordinación, el equilibrio y la fuerza de piernas, brazos y abdominales. La escuela de patín funciona los martes y jueves de 18 a 20.30 horas.


9 de julio de 2014

Enrique Ischia




ENRIQUE ISCHIA
EL VECINO DE LOS DESAFÍOS ACUÁTICOS CUMPLIDOS

El comerciante y nadador Enrique Ischia acaba de recibirse de guardavidas cumpliendo con una nueva meta en el terreno acuático, con sus 55 años de vida.
Quique es el mismo que el año pasado dejó escrito el nombre de nuestra ciudad en el registro de argentinos que lograron cruzar el Estrecho de Gibraltar, que une Europa del sur con África del norte, siendo el primero de la zona oeste del Gran Buenos Aires en alcanzarlo.
Pero además de esto, desde hace cuatro años viene consiguiendo muy buenas actuaciones en competencias de aguas abiertas, donde empezó a competir para sumarle un incentivo a las clases de natación.
El ferretero de Padua Norte, que ya tiene en mente nuevas travesías en el agua y un futuro curso de buceo, nos cuenta que ¨la idea del curso de guardavidas surgió de mi conexión con el medio acuático y las ganas de canalizar mi lado solidario¨.
¨El curso es increíblemente enriquecedor, ya que tiene una parte físico-práctica muy intensa que te lleva a superar tus propios límites y una parte teórica muy variada que va desde anatomía hasta derecho¨, nos explica Ischia sobre el curso de guardavidas que aprobó en la escuela que funciona dentro del club Casa de Padua.
Ahora, le gustaría trabajar al menos una temporada para plasmar todo lo aprendido.
Con este nuevo desafío logrado, este comerciante de San Antonio de Padua nos sigue demostrando que para cumplir sueños no hay un límite de edad, sólo hace falta voluntad y ganas de querer conseguirlos.

Nota a Enrique Ischia de julio 2013 luego de cruzar el Estrecho de Gibraltar


UN PADUENSE QUE UNIÓ EUROPA CON ÁFRICA
«Hace un tiempo pensaba, dos continentes, dos culturas, el océano Atlántico, el mar Mediterráneo, un sueño,  y al fin el 15 de junio llegue a Tarifa, España, tras 18 horas de vuelo, listo para el desafío", con esas palabras comenzó Enrique Ischia contándonos como comenzó está fascinante historia que en seis horas y con mucho esfuerzo pasó de tierras europeas a suelo africano.
El cruce del Estrecho de Gibraltar permite unir las costas del sur europeo con el norte de África y es un desafío que muy pocos se animan a realizar. El mismo se realiza desde el año 1920 y Quique inscribió su nombre y apellido como el vigésimo argentino y el primero de la zona oeste del Gran Buenos Aires en realizarlo.
Toda una hazaña que estuvo a punto de no concretarse, porque al llegar a España le comunicaron desde la organización que las razones climáticas no permitían tirarse al agua para nadar. Pero luego de muchos nervios y ansiedad, el día 20 de junio las aguas se calmaron y Quique pudo tirarse al agua.
El desafío y el sueño fueron posibles. Quique ¨el famoso ferretero de Padua Norte¨ ya está con su familia que lo extrañó y acompañó a la distancia todo el tiempo. Y nosotros lo aprovechamos para entrevistarlo y que nos contara las particularidades de semejante proeza acuática.
¿Contanos como fue el cruce?
«A las 8 horas del día 20 de junio nos tiramos desde el bote para iniciar el cruce desde la Isla de la Paloma, en Tarifa, España. El agua estaba  muy fría (a 17° C), sonó un silbato y a bracear se ha dicho, al promediar la prueba tenía el estómago totalmente revuelto, por el agua que había tragado, pero seguí concentrado y disfrutando de este momento único, por el que trabajé duro durante mucho tiempo, pensaba en mi familia, mis amigos, mis compañeros del curso de guardavidas, y en mucha gente que confiaba en mi para este logro. Sentía el aliento y el apoyo en cada brazada, mis compañeros de cruce -tres rosarinos Valeria, Eloy y Ariel-, también venían tragando agua, porque el mar se movía cada vez más. A las 4 horas de nado, en cada brazada se veía un buque diferente (más de trescientos cruzan el estrecho cada día, además de los cruceros). Poco después, vimos a un rey del mar un delfín enorme que parecía cuidarnos, a partir de allí no tuve dudas de poder lograrlo. Físicamente me sentía potente, y veía que África estaba cada vez más cerca, el mar se agitaba más y más pero a las 14 horas tras 6 horas de nado y 25 kilómetros toque suelo africano al llegar a Punta Leona».
¿Se cumplieron tus expectativas o no fue lo que vos pensabas?
«Indudablemente, fueron superadas mis expectativas, por un mar increíblemente  azul, resalado, con cientos de corrientes enfrentadas, con un viento que nunca se calma, con una organización seria que te cuida, pero también te exige, en fin más que satisfecho»
¿Qué sentiste al llegar del otro lado?
«Al llegar a África nos abrazamos con mis amigos, cansados pero súper felices de saber que habíamos arriado la bandera ARGENTINA en su día, que hicimos, lo que tan solo 16 argentinos habían logrado en el pasado. Saber que el esfuerzo de los entrenamientos tan largos, y la paciencia de nuestras familias, no fueron en vano. Creo que fue un crisol de sentimientos en un segundo, que recordaré mientras viva».
¿Qué es lo que te dejó esta experiencia?
«Esta experiencia me dejó muchísimas cosas, el saber que no tenemos más limite que el que nos pongamos nosotros mismos, que somos los artífices de nuestra vida y de cómo vivirla, que la amistad no tiene precio y las cosas más importantes no se consiguen con dinero, sino con esfuerzo y dedicación, y a veces no hacemos cosas difíciles porque son cosas que requieren mucho tiempo».
¿Cuáles son los próximos desafíos?
«Ahora mi premisa es terminar el curso de guardavidas, que empecé en el Casa de Padua y luego estamos viendo la posibilidad de dar la Vuelta a la Isla de Capri en Italia, pero para eso falta mucho».
¿A quién queres agradecer?
«Quisiera agradecer a mi familia en primer lugar a PAOLA mi esposa (una genia), a mis hijos DANIEL Y JAVIER y mi nieta CATERINA, a mi entrenador MARCELO HERNANDEZ, a todos mis AMIGOS y muchísimas personas que me apoyaron y me alentaron, y por supuesto al Periódico PENSAR que siempre me apoyó y siguió mi humilde campaña».
Nosotros te agradecemos a vos Quique, porque nos pone muy contento que nuestros vecinos nos permitan contar experiencias saludables y que enriquecen a nuestra querida ciudad de San Antonio de Padua.
Linc con la nota publicada en el sitio de Padua: http://www.periodicopensar.com.ar/?mod=deportes&id=46

13 de mayo de 2014

Historia de vida

JUAN CARLOS SALERNO
UNA MARCA REGISTRADA DEL FÚTBOL INFANTIL

La infancia es una etapa clave en la formación de los individuos. La libertad para jugar y divertirse, el cariño de quienes son sus padres y maestros son elementos prioritarios que no deben faltar en los niños. Estos conceptos que pueden leerse en cualquier libro de psicopedagogía, el entrenador de fútbol infantil Juan Carlos Salerno los lleva a la práctica en sus escuelitas de fútbol desde que arrancó hace casi 30 años atrás.
Juan Carlos adquirió este amor y pasión por el fútbol  en un terreno de San Antonio de Padua, cerca de la Iglesia San Antonio, donde jugaba con sus amigos del barrio desde que aprendió a caminar. ¨Los vecinos habían armado y alambrado una canchita en un terreno deshabitado ubicado en Dardo Rocha y Pueyrredon -se lo llamaba club Almafuerte-. Ahí pasábamos toda la tarde jugando a la pelota, la mayoría de los chicos de 4 a 15 años de la zona. Te puedo nombrar al Flaco Irribarren, Bocha, el Goma y el Coco Soraiz, Pito Zamora, el Gordo Macrini, Ito, Juanqui, Roque y Brili, entre otros¨, hace memoria, pero no parece costarle mucho a Salerno recordar esa época.
Una tarde el entrenador de la primera de Argentinos Juniors que había venido a ver un partido que se jugó en Padua, le gustó su forma de ir y venir por la banda izquierda y luego de tentarlo varias veces se lo llevó a jugar al club de La Paternal. Juan tenía 17 años, nunca había hecho inferiores, no tenía botines, no se vendaba y muchas cosas más que le produjeron algunas lesiones en los pies al pasar a la exigencia de un club profesional. 
Este hecho lo llevó a decidir que no quería jugar en los equipos del Gran Buenos Aires y Capital Federal, y empezó hacerlo en clubes del interior de la provincia de Buenos Aires como Rivadavía de Lincoln, Los Toldos de General Viamonte y Banfield de San Pedro. En esos lugares se sintió más a gusto y se hizo de muchos amigos que transmitían su misma humildad y personalidad a la hora de mostrarse. Fue ídolo y logró hacer una excelente carrera haciendo lo que más le gustaba. 
También jugó en instituciones de la zona oeste como Deportivo Morón, Argentino de Merlo y Midland. 
Ya era profesor de educación física y seguía jugando a la pelota, cuando en 1985 y con 28 años, junto al excampeón del mundo de 1978 Jorgue Olguín y a su amigo Horacio Insaurralde -exjugador de Independiente, Boca y All Boys- formaron una de las primeras escuelas de fútbol del Gran Buenos Aires, en el complejo deportivo que la familia Traverso tenía en Ituzaingó. ¨No existían lugares donde los chicos de 5 a 12 años pudieran practicar y aprender a jugar a la pelota fuera de los clubes tradicionales¨, así nos comenta Salerno como inició su vocación por la enseñanza del fútbol infantil.
Luego de esta experiencia fundadora, estuvo en el club Maracarazinho de Castelar, también en el club Defensores de Moreno -donde arrancó su carrera con nombre propio-, hasta que le llegó el turno de volver al lugar donde vivió toda su vida para enseñar en el club 4 de Mayo entre los años 2003 y 2007. En este lugar consiguió un convenio con el club San Lorenzo de Almagro, para que los chicos con condiciones pudieran probarse en las inferiores del club de Boedo. 
Actualmente, se encuentra como coordinador general de más de 500 chicos en los centros de formación La Redondona y Cega Sports de la localidad de Moreno. En estos momentos, acaba de lograr un acuerdo con el club River Plate, para que estos complejos sean utilizados de prueba para seleccionar jugadores con posibilidades de fichar a las inferiores millonarias.  
Salerno ha construido una trayectoria que es símbolo de trabajo y seriedad, por eso los resultados están a la vista. Miles de chicos y padres que lo saludan y lo reconocen en la calle, jóvenes que hoy son alguien por la transmisión de valores inculcados. En sus escuelas no existen ni se van a ver pegadas tablas de posiciones ni de goleadores, padres o entrenadores que le griten a sus hijos o jugadores de categoría. ¨Esta es una edad que el chico no tiene que tener presiones, tiene que divertirse y venir con entusiasmo a jugar a la pelota¨, nos resalta Juanchi/o, como lo llaman los chicos del complejo deportivo La Redondona, de Moreno, donde aprovechamos para entrevistarlo y conocer su actual lugar de trabajo. 
¨Los padres ya me conocen, si quieren que sus hijos sean estrellas y jugadores de fútbol profesional que lo lleven a practicar a River, Velez u otro club. Acá los chicos vienen a pasarla bien y aprender a jugar sin obligaciones¨, nos comenta Salerno, quién nos resalta que su amigo y actual coordinador de las inferiores Riverplatense Gabriel Rodriguez es de quién aprendió mucho de lo que hoy pregona y enseña en sus escuelas de fútbol infantil.